|
Programa de mano: Perfidia
Espectadora
Buscar

SE RUEDA Y ESTRENA EN LOGROÑO "CALLE MAYOR"

Rodaje "Calle Mayor"
1956
En la primavera y otoño de este año los habitantes de la ciudad de Logroño vieron alteradas sus vidas rutinarias con el rodaje y el estreno de la película "Calle Mayor".
Fue todo un acontecimiento en los años oscuros del franquismo logroñés. La plaza Mayor y la calle de "Portales" se convirtieron en un plató natural para rodar esta película de J.A. Bardem. El CINE AVENIDA, inaugurado cinco años antes, fue la Sala elegida para su estreno en España.
La opinión publicada

Notas de prensa (Nueva Rioja, 20 marzo 1956)

... "anoche, a eso de las diez, ... penetró en cierto pupularísimo café logroñés un joven de elegante porte y aventajada estatura. Fue, para que ustedes lo sepan, en ese café que hay en la calle de Sagasta. En "La Granja", vaya.

Y ocurrió que, en cuanto el joven dicho penetró en el expresado café, alguien lo identificó nada menos que con José Suárez, el protagonista de la cinta que hoy empieza a rodarse en Logroño. Y el caso es que la cosa resultó cierta. Aquel era José Suárez en persona. Ni más, ni menos.

En vista de lo cual, a los cinco minutos el café estaba abarrotado de público. Suárez tuvo que liarse a firmar autógrafos en jornada intensiva y en la calle se fue agolpando un gentío que crecía por momentos y que, con las narices pegadas a los amplios ventanales del establecimiento cafeteril, inquiría avidamente.

¿Quién es? ¿Quién es?"...

La película

Consiguió el "Gran premio de la Crítica Internacional" en la XVII Mostra de Venecia.

"Es la historia de una muchacha provinciana víctima de la broma de un señorito gamberro. La muchacha ve morir los años y languidece dentro de la casa".

La calle Portales, la Rúa Vieja y la Plaza de los Héroes del Alcazar de la capital de la provincia de Logroño son los escenarios naturales. Los protagonistas son José Suárez y Betsy Blair, y muchos logroñeses fueron extras conyunturales. El director Juan Antonio Bardem -recien salido de la cárcel después de la manifestación estudiantil del 9 de febrero de 1956-.

La película fue estrenada para el público el 30 de noviembre de 1956 en la Sala Avenida de Logroño, posteriormente continuó en Logroño en el "Cine Rialto", y en el estreno estuvieron el productor (Cesáreo González), el director (Juan Antonio Bardem) y el protagonista masculino (José Suárez), así como las otras "estrellas" Emma Penella y Paquita Rico.
La opinión del régimen

Informe del Delegado Provincial de Información y Turismo (1 - XII - 56)

A la autoridad franquista de estas fechas no se le escapaba una, y sobre el estreno de la película "Calle Mayor" opinaba sobre media docena de cuestiones: 1º El ambiente de la opinión pública, 2º La intervención personal de directores y artistas, 3º Juicio crítico de "Calle Mayor", 4º Impresión general del público, 5º Normas de censura y 6º Juicio personal del Delegado de Información y Turismo, es decir, del firmante de los folios.

El espíritu del escrito se mueve entre la condescendencia y la prevención y después de afirmar que en cuanto a la censura "han sido observadas todas cuantas instrucciones y cortes figuran en la guía correspondiente". Reconoce que el ambiente de la opinión pública fue de "expectación extraordinaria", justificada por la intensa propaganda y "por el hecho de haberse rodado o filmado la mayor parte ... en esta ciudad de Logroño". Nada puede objetarse de las palabras pronunciadas por cada una de las personas (directores y artistas) que intervinieron antes del estreno. "Puestos a concretar la opinión pública, diríamos que ésta ha estimado "Calle Mayor", como una película buena pero de las que no dejan perenne recuerdo". (Para que luego digan, añadimos nosotros)

¿Segundas intenciones?

El Delegado considera "absurdo el argumento, ya que conduce a unos extremos que no reflejan, en modo alguno, el vivir cotidiano de una capital de provincia española".

"Al propio tiempo nos surge una duda sobre si dicho director (Bardem) ha querido dar una segunda intención a esta película, cual es la de reflejar un ambiente provinciano español, dominado por un excesivo clericalismo, .... que, sin embargo no ha conseguido ninguna sana influencia. Así, por ejemplo, retrata a unos "tipos" de personas que parecen indicar sean de lo más representativo de la capital, en su aspecto social, cuyos hábitos y moralidad dejan mucho que desear, mientras que, por el contrario, una de las mujeres pupila de una casa de mala nota la retrata con una nobleza de corazón digna de toda loa y de mejor causa".
Y concluye la utoridad, "¿Se ha querido, realmente, hacer ver y resaltar tales contrastes? ...