Prensa siglo XX hasta 1931Página de cultura
El siglo de las dos XX
Si haces clic vas a portada
Buscar
Riojanas al
volante
María Rezola Marrodán

I. 1903: el fin de un "Siglo"



Práxedes Mateo-Sagasta
Sagasta en 1901. Ya se le trata como 'El Viejo Pastor' Con su muerte se cierra toda una época en La Rioja marcada por el desarrollo económico, la modernización de la capital y otras poblaciones, y a su muerte empieza un nuevo siglo marcado de incógnitas.

En 1903 se vivieron en Logroño y en su provincia todo tipo de tragedías, desastres,... y muertes, junto a la del propio "gran mecenas", Práxedes Mateo-Sagasta, que alimentó durante las décadas finales del XIX con todo tipo de dádivas a la capital y a la región. Mencionamos algunas.
La filoxera, la tragedia de Torremontalvo, ... la pérdida temporal del poder por la familia de Sagasta, ... y hasta la llegada del Rey con el fatídico número trece.


III. Conservas Trevijano



Trabajadora de una conservera riojana
Empleadas en la fábrica de Trevijano en el año 1910. Una de las muchas imágenes impresas en la prensa nacional sobre las instalaciones de las fábricas de esta conservera riojana.

La filoxera ha dañado gravemente a los viñedos riojanos, y con ello ha deteriorado profundamente la renta per capita de la provinica y en especial de los agricultores. Las respuestas a esta crisis tomaron diferentes caminos.



El propio sector vitivinicultor tomó la suya, y fue especializarse en la "cría de vinos finos" dondo lugar a las que con los años serán las Bodegas Centenarias. Por otra parte los agricultores mimaron sus huertas y sus frutales para alimentar un sector, como el conservero, que alcalzó además de buenos dividendos y fama nacional e internacional, salvar a la provincia de la catástrofe general. Las primeras décadas de los años veinte conforman las conserveras riojanas.



V. Los "felices años veinte"



Programa de mano
Los programas de mano de los espectáculos marcan unas décadas cargadas de diversiones en todos los campos del ocio. Este es un programa de una función de cine en el salón de los Sindicatos Agrícolas de La Rioja.
El concepto de 'felicidad', aplicado a los años veinte del siglo pasado, ¿a cuántos riojanos alcanzó? Vamos a cuantificarlos sirviéndonos de los distintos documentos existentes, dejando de lado los relatos construidos con el "a mi me han dicho" o "según me contaron" en "mi pueblo había"...


Motivo festivo de los años veinte
El ocio es un bien escaso, pero su crecimiento dio para la idealización de motivos como el de la imagen de una pareja vestida de 'gala' visitando La Redonda.

La 'felicidad', o eso con lo que se definió a los años veinte del siglo pasado, hagamos uso de unos u otros documentos, alcanza a un grupo muy minoritario de riojanos.

Si nos fijamos en uno de los 'signos externos de riqueza' más señalado de la época, como es el de los automóviles, el Registro de Patentes nos muestra que en 1929 no alcanzan el millar. Y aún se quedan más cortos los teléfonos particulares y públicos - en torno a dos centenares y medio en la capital a mediados de los años veinte-, y muchos menos son los aparatos de radio u otros nuevos inventos repartidos por los hogares y las empresas.

Asimismo, si analizamos las cuotas de contribucion industrial de espectáculos, comprobamos que sólo se abonan en una treintena de municipios, y con la excepción de la capital y algunas cabezas de Partidos Judiciales (Calahorra, Haro, Arnedo, Santo Domingo y tal vez también Nájera) únicamente se refieren a funciones de bailes y proyecciones cinematógraficas "silentes" en locales de muy corto aforo y en condiciones de más escasa comodidad.

Y todo esto teniendo en cuenta que el tiempo libre se había incrementado de forma considerable. Primero (en 1904) con la "Ley del descanso dominical" y despues, desde 1919, al ser aprobadas las ocho horas de trabajo, como máximo, al día, después de muchos años de "lucha".

 

II. A la "conquista" de las multitudes



Postal promocional
La imagen de finales de los años veinte sintetiza tradicción y novedades. Los toros siguen siendo la Fiesta social por excelencia, pero empiezan a reclutar 'multitudes' el fútbol y el ciclismo. La pugna para hacerse con las clientelas, sin embargo, va más allá. Todos, los confesionales católicos, las burguesías y las clases obreras buscan también 'conquistar' a sus afines.

Pasó en Logroño algún tiempo de veraneo en agosto del año 1901. Residió  en la Casa del Gobernador Civil de la Provincia, cuando su tío el Sr. Cojo Varela, D. Manuel, estaba en el cargo. El huésped, muy joven en estos años, era citado ahora simplemente como el hijo del respetable director de El Imparcial, pero años después, llegaría a ser Catedrático de Metafísica de la Universidad Central de Madrid y terminaría ejerciendo de Maestro de varias generaciones con aquello del yo y mis circunstancias, y publicaría, entre otras, una obra que alcanzó renombre y polémica: La rebelión de las masas. José Ortega y Gasset, el joven de dieciocho años veraneante en La Rioja en el primer año del siglo, analiza en este libro el mismo fenómeno socio-político al que nos acercaremos en este apartado referido al territorio provincial de La Rioja en las primeras décadas del siglo XX. El catedrático prefirió el término masas al escribir del colectivo de sujetos protagonistas de este apartado, asociando, con pesimismo, la categoría de rebeldía a sus acciones. Yo opto por el vocablo multitudes -por más aséptico, estricto -en el sentido actual- y otras razones-, y le agrego el concepto de conquista, porque es lo que buscaron los líderes ideológicos del momento, para mantenerlas o atraerlas a sus propias concepciones sobre la vida.


IV. Epígonos del sagastismo



Familia Rodrigáñez de boda
De izquierda a derecha: Tirso Rodrigáñez (exMinistro), Carmen García Ruiz (la novia), Isidoro Rodrigáñez (Diputado por Arnedo) el novio y Doña Matilde Castañeda (madre de la novia). Posan en el día de la boda en las Descalzas Reales de Madrid, casados por el obispo de Calahorra. Dos de los epígonos del sagastismo

Muere Sagasta en 1903 y deja medio huérfanos a los liberales provinciales hasta que por medio de Amós Salvador Rodrigáñez y su hermano Miguel vuelven a reorganizarse. Si en principio es la segunda generación sagastina la que toma el mando dejado por "El Viejo Pastor", despuéss en las décadas inmediatas son miembros de la tercera generación de la familia las que se ocupan de la política de la Provincia de Logroño. Estos son los auténticos epígonos del sagastismo en La Rioja. De ellos hablan estas páginas.



VI. Se acerca la modernidad



Parte de un tríptico de anuncios de Fiestas y Ferias
Los aviones se ven por los cielos de Logroño desde 1910. Esta imagen es de un programa de San mateo de este año.

Los primeros años del nuevo siglo, el XX, han sido calificados por algunos como "años de vértigo" por la cantidad de novedades que ee agolparon en muy poco tiempo. Por ello nosotros hablamos del "siglo de las dos XX" como tributo a las numerososas incógnitas que trajo consigo.



En nuestras páginas repsamos algunas de estas novedades reflejadas parcialmente en La Rioja, a la vez que añadimos historias sobre otras que nacen en el XIX. Agrupamos documentación sobre los "caminos de hierro", los autos, el cinematógrafo, ... la luz eléctrica o el teléfono, así como en el ocio. Nos fijamos, en especial, sobre quiénes gozaron de ellas y de las repercusiones que tuvieron en la gente. De todo esto va el enlace que hemos creado.