X
|
Mujeres trabajadoras industriales
Buscar

Cigarreras de
Logroño 1928



Nueve muchachas de Logroño, en fotografía de Muro del año 1928, que trabajan en "La Fábrica". Están vestidas de calle posando para el momento, y no con "las batas de dril con galón de cinta encarnada" con las que faenan en el interior.

Lo sentimos. NO CONOCEMOS SUS NOMBRES. Si alguien tiene alguna referencia la historia de Logroño y de La Rioja se lo agradecería. Contáctenos.


Mujeres
sindicalistas


No busquen "Cármenes" y "toreadores" en las "operarias" de la Tabacalera de Logroño. Cuando nacen para la historia ya se ha pasado el romanticismo y ellas mismas se autoproclaman trabajadoras, y además, con orgullo y muy concienciadas.

Las cigarreras de Logroño, desde los primeros días de su labor, están presentes en los distintos actos y reuniones sociales de la ciudad. Las encontramos levantando tribunas y arcos en las visitas de las autoridades; colaborando y celebrando festividades laicas como en el "Día de la Flor"; integrando sociedades culturas y recreativas de distinta índole; y sobre todo, buscando la mejora de clase y la emancipación de su condición. Son la historia viva de la participación de la mujer en la búsqueda de la igualdad de géneros. Todo un gran ejemplo para la contemporaneidad.

Para seguir sus pasos, incluso detenidamente, existe suficiente documentación. Aquí presentamos algunos hitos, en exclusiva en el área de la cooperación y cohesión social, porque el medio no da para mucho más y porque su publicación únicamente fomenta el "corta y pega" y la pereza de la investigación.



Acción social
y sindical


Las fechas más destacadas de la acción social y sindical de las cigarreras de Logroño son las siguientes:

Año 1901: crean una "Caja de Auxilios" para obreras y obreros de la "Fábrica". Es uno de los primeros modelos de socorros mutuos de la ciudad.

Año 1919: amplían la anterior sociedad de socorros mutuos desde el mes de mayo. En junio se organizan en un "Sindicato" de "defensa de clase" al compás con las demás Secciones Nacionales de cigarreras de España.

Año 1920. Se organiza una "Cooperativa de consumo" para uso de los empleados del Centro.

Año 1925. Se reglamenta la "Unión Tabacalera" con gran actividad sindical durante la dictadura de Primo de Rivera. Funciona de forma autónoma y es independiente de los grandes organizaciones de la C.N.T. y la U.G.T.

Muere "La Unión Tabacalera" con la Guerra Civil, al igual que muhcos de sus asociados/as.

Francisco Sánchez Alba, Director

Ampliar datos TABACALERA
El edificio primitivo
A los trabajadores

El local rehabilitado
Amós Salvador, el mecenas

La Unión Tabacalera
Consecuencias de la Fábrica

'Cigarreras' de Logroño en el año 1928

C XXVII 'MUERTE de
la Tabacalera'


14-VI-1890

En este fecha, 127 años ya, se inaugura la "Fábrica de Tabacos" de la Compañía Arrendataria de España en Logroño por Amós Salvador. En 2017 ha muerto por 'abandono'.

El "centro" construido en la capital de La Rioja tiene su originalidad. Es la única instalación de la Compañía que no es puerto de mar. Está en el interior y en una capital de provincia de escasa y corta trayectoria fabril en esta fecha. Se ha conseguido por el mecenazgo de Sagasta y de su sobrino-nieto Amós Salvador Rodrigáñez, en esta fecha Presidente Nacional de la Sociedad. Los locales fueron cedidos por la municipalidad y en su rehabilitación se invirtieron 300.000 pesetas de la época.

Cigarreras españolas


Cigarreras 1895
Las operarias de las Fábricas de Tabacos de España gozaron de una larga y brillante historia antes de que la Compañía se instalara en Logroño. La literatura romántica extranjera se había fijado en ellas rodeándolas de un halo de independencia, rebeldía y apasionamiento con las que construían su literatura con los temas exóticos españoles de los años treinta del XIX. Este espíritu se tradujo en la música del mismo signo, cuando el francés Bizet, en 1875, las inmortalizó en su ópera "Carmen", la gitana cigarrera de la Fábrica de Sevilla, que convive con Don José y el torero Escamillo, entre el amor y la tragedia. El modelo romántico de cigarrera estaba casi agotado cuando se abre el local de la calle del Mercado en Logroño en 1890, aunque aún se comprueban algunas de sus influencias al crear la Caja de Auxilios en el primer año del nuevo siglo, el XX, al modo de la Hermandad de Socorros existente en la Tabacalera de Madrid desde 1834, y al vivir en la ciudad operarias de origen sevillano llegadas como jefas o "Amas de Rancho" para adiestrar a las logroñesas contratadas en el local de La Merced.

Asociación de las cigarreras


La modernidad social de las cigarreras parece nacer en la Fábrica de La Coruña cuando sus operarios se asocian a nediados de los años diez -s. XX- con fines mutualistas bajo la inspiración y empuje de Severino Chacón. Su influencia se extiende a otras fábricas y en octubre de 1818 celebran el Primer Congreso de Cigarreras en Madrid en el Salón grande de la Casa del Pueblo, rodeado de polémica y enfrentamientos entre las asociadas y no asociadas, tal como se notifica en los medios, como por ejemplo en "El Heraldo".

Las cigarreras de Logroño no están en el primer Congreso porque no son asociadas. Es a finales de mayo de 1919, después de dos mítines en el Teatro Moderno de Logroño, con la propaganda de la Junta societaria de La Coruña, cuando informan que ya lo están. Efectivamente el 20 de junio se registran legalmente como asociación en el Gobierno Civil los Obreros y obreras de la Fábrica de Tabacos. Desde esta fecha son parte muy activa de las decisiones que se toman en la Nacional. En el 2º Congreso de julio del año 1920 participan delegados de las Secciones de San Sebastián (3), Gijón (5), Madrid (8), Sevilla (5), Cádiz (3), La Coruña (4), Alicante (4), Bilbao (1), Logroño (2) y Valencia (5) -con voz, pero sin voto, por no estar asociada-. Los delegados en Madrid por Logroño son dos históricos del movimiento obrero riojano: José Noguera y Luisa Marín.


"Noche Vieja" y "Año Nuevo" encerradas


El 28 de diciembre de 1920 el personal de la "La Fábrica" de Logroño se encierra en sus locales en protesta de la reglamentación para la recluta de aprendices. Pasan la "Noche Vieja" y el "Año Nuevo" de 1920 y 1921 en el interior, negándose a salir mientras no se solucione el conflicto. A las cinco de la tarde del 1 de enero salen voluntariamente del edificio después de ser amenazadas que serían expulsadas del edificio por la fuerza pública. Después la dirección clausura la Fábrica indefinidamente y así permane hasta el 14 de febrero, después de más de mes y medio de conflicto. Las cigarreras logroñesas durante este tiempo negociaron con todos y celebraron reuniones asamblearias dirigidas por su Presidenta, Luisa Marín, para presentar sus reivindicciones.

Median en el conflicto las auroridades de Logroño: Gobernador Civil Gómez Iguanzo, Delegado de Hacienda, Director de la Fábrica Francisco Sánchez Alba, Alcalde de Logroño Sáenz de Valluerca; y las residentes en Madrid: Dirección Nacional, Amós Salvador Rodrigáñez, Diputado a Cortes del Distrito, la Junta Nacional de los Tabaqueros, con Severino Chacón, que conferencia con una Comisión enviada desde Logroño presidida por Esteban Tamayo. Los tabaqueros y cigarreras pierden el litigio, después de hacerles firmar uno por uno, y por riguroso horario de mañana y tarde durante cinco días, que aceptaban todos los puntos de las Bases dictadas por la dirección central de la Madrid.


"Unión Tabacalera-Sección de Logroño"


Luchando por las mejoras económicas en 1918
El conflicto se cerró con 15 expedientes y con el fracaso en sus pretensiones, pero se convirtieron en la bandera ejemplar de todas las Secciones Asociadas a la Federación Tabaquera Española. Así lo demostraron y fue reconocido durante la dictadura de Primo de Rivera y durante la II República.

Están en todos los Congresos Nacionales y en los actos de hermandad entre Secciones que se celebraron, y se acomodaron a las prácticas que cada una de estas épocas marcó. En la dictadura de Primo arreglaron el Reglamento en conformidad con los nuevos plateamientos negociados con la Compañía, y durante la República ejemplarizaron el modelo organizativo del momento.

Desde el verano de 1890 hasta el 19 de julio de 1936, casi medio siglo, la salida de las cigarreras de la fábrica convertía a la calle de la Merced y a la Plaza de San Agustin en un auténtico espectáculo lleno de alegría y emociones que supo recoger muy bien Paulino Masip en sus escritos en la prensa madrileña.