|
"crisis de fin de siglo"
Buscar

Ocio espectáculos
1889-1899
Bonifacio Pinedo, "riojano conocido"
Vista de Logroño a finales del siglo XIX


Muerte de Pinedo en la prensa de espectáculos
El 6 de diciembre de 1908 moría en Barcelona Bonifcio Pinedo. La simpatía, la profesionalidad y la generosidad y entrega con que desarrolló su profesión le hicieron ser respetado y querido por todos. La prensa especializada en espectáculos públicos y la ordinaria se ocuparon en dar la noticia y la acompañaron de fotos e imágenes que agrandaron su recuerdo. Aquí presentamos una muestra con tres ejemplos. Bien que se lo merece Boni.

Bonifacio Pinedo: caricatura 1908

La magnífica imagen superior -entre retrato y caricatura- fue dedicada a Pinedo cinco meses antes de morir, en el verano de 1908, por la revista madrileña especializada en teatro: "El Arte de El Teatro".

Fue un tributo de cariño y agradecimiento al cómico que tantas páginas había ocupado en la publicación y que con tanta atención había respondido a sus dirigentes y redactores. No se hacía mención de su precaria salud, pero era un homenaje en vida. Como una respetuosa despedida antes de desaparecer..·.

La imagen inferior es una de las últimas fotografías que quedan de Pinedo, a la vez que también una de las más conocidas. En el pie, que hemos querido incluir, se escribe: "Notable actor que ha fallecido en Barcelona, siendo su muerte muy sentida, por ser popularísimo en toda España".

En "Nuevo Mundo"

La fotografía se reproduce en la revista semanal ilustrada de José del Perujo "Nuevo Mundo" en el primer número después del dia del fallecimiento de Bonifacio Pinedo, como otras muchas de las representaciones del actor riojano durante sus años triunfales madrileños.

En "Respetable público"

Finalmente el Pinedo, de la fotografía superior, incluido en anillo, se publica en una revista menos conocida: "Respetado Público", dedicada a los toros -sobre todo- y los espectáculos teatrales. Está en su número del 13 de diciembre de 1908 en el apartado dedicado a fallecidos. No hemos encontrado ningún comentario sobre su persona.

El recuerdo de
"Cualquiera"

"La muerte de Bonifacio Pinedo deja un hondo vacío en nuestro teatro, ...
"Quedará su recuerdo como el de un maestro, y si no se elevó hasta las bambalinas calzando el coturno trágico, pudo jactarse de haber cumplido siempre bien dentro del género a que dedicó su talento. ¡Descanse en paz el malogrado actor!
La Vanguardia - Barcelona, 9 XII 1908, "Cotidianas", p. 6
Obituario de BONIFACIO PINEDO
"La Rioja" (8 de diciembre de 1908)

"El popularísimo actor logroñés ha muerto en Barcelona a los 45 años de edad.
Pinedo, pues, no era viejo; pero una terrible y minadora dolencia le avejentó tempranamente, haciendo tales estragos en su organismo que hará dos o tres años Pinedo vivía gracias a una generossa prórroga de su naturaleza.
Pinedo defendía estos últimos meses de su existencia merced al cargo de director artistico que la empresa del Teatro Gran Vía, de Barcelona, le había conferido, pues como actor, Pinedo, puede decirse que terminó su brillante carrera la última temporada que estuvo en Apolo de Madrid, en la que creó con maravilloso acierto los protagonistas de las zarzuelas "El puñao de rosas" y "La venta de Don Quijote".
Pinedo, en sus comienzos, cultivó la zarzuela grande, y especialmente la opereta, y aún se recuerdan, que no median tantos años, sus éxitos en Rip Rip, La Mascota, Las Campanas de Carrión y otras populares obras.
Era un barítono de voz corta, pero bien timbrada, que emitía con exquisito gusto, y, sobre todo, un actor de atildadas y elegantes maneras, que ennobleció el género chico cuando pasó a él.
Su Bonifacio de "I comici tronati"; Gedeón de "Cuadros disolvetes"; el Don Agapito de "San Juan de Luz"; el Luís Alonso del admirable sainete de Burgos, y otros tipos que en este momento no recordamos, fueron creaciones tan personales, que ahí quedaron en el repertorio como muestra de la flexibilidad del arte de Pinedo.
Sus hijos quedan en aflictiva situación.
Paz a la memoria de uno de los mejores cómicos que honraron al género chico."

"Logroñés
por convencimiento "

Boni nace en Logroño, posiblemente en el año 1853, y pasa su infancia en la ciudad educándose con el emblemático maestro, don Tiburcio Martínez Alesón. Inicia sus actividades escénicas en Barcelona haciendo la mili.
Profesionalmente su carrera es un vieje de ida y vuelta. "Allá por el año 1883", en el Teatro Recoletos de Madrid, se inicia trabajando en el "género chico", para pasarse, bajo la dirección e influencia de Guillermo Cereceda, "músico notable, empresario inteligente y el número uno de los directores de escena", al "género grande" como barítono. Finalmente cierra su trabajo tornando a las obras chicas.

"Zarzuela grande" y
opereta




Con Cereceda trabajó durante bastante tiempo haciendo brillantes campañas en el Circo Price de Madrid y en provincias, "cultivando preferentemente la opereta francesa que estaba muy en boga por aquellas fechas". Pinedo hizo toda clase de papeles, ya serios, ya cómicos, demostrando una gran flexibilidad artística, siendo "un actor de medio carácter, o jocc-serio". De esta etapa es "El tambor de granaderos", "La hija del barba", ...

Bonifacio Pinedo
Bonifacio Pinedo en "La Venta de Don quijote" haciendo el papel de Don Alonso de Pimentel - 1903.


Pinedo en el Teatro Bretón de los Herreros. Logroño 1902


Sólo estuvo en el teatro de su ciudad natal una vez en su vida: en abril de 1902, y esto con dificultades. Presentó "Folies Bergere", "Pepe Gallardo", "La alegría de la huerta", "El barquillero", "La viejecita", "Doloretes", "El grumete", y se estrenaron "Caza de almas", "El sombrero de plumas" y "La hija del barba".
Pero lo más destacado fue el modo en que fue recibidio, aplaudido y despedido en Logroño. Fue agasajado por el Ayuntamiento, por las distintas Sociedades y en la función de su beneficio se hizo una muy buena taquilla de 1.250 pesetas.
Bonifacio Pinedo en el papel de Gedeón de "Cuadros disolventes"
Bonifacio Pinedo en una de las obras más de moda a finales del siglo XIX, "Cuadros Disolventes", representando el papel de Gedeón, personaje principal de la obra. Año 1896. A su izquierda partitura de la pieza más popular, "el couplet de Gedeón"..
Sus grandes papeles

En la página incluimos tres imágenes, que pueden ser el trío de personajes mejor desarrollados por Pinedo a lo largo de su vida profesional: Gedeón en "Cuadros disolventes"; Don Alonso de Pimentel en "La venta de don Quijote" y el Tarugo en "El puñao de rosas". Pero también son muy destacados algunos otros, como el Cotufa de la "Reina mora" y el Pierrot de "Pierrot", etc. etc.

En su dilatada carrera recorrió numerosos espacios de espectáculos de Madrid (Recoletos, Circo Price, Príncipe Alfonso, Eslava, Apolo) Barcelona y numerosas provincias.

Lucrecia Arana entre algunas de la tiples de 1904

Bonifacio Pinedo en el papel de uno de sus principales tipos, "El Tarugo", en el "El Puñao de Rosas", año 1902, y en el Teatro Apolo de Madrid. Con él actúan el Sr. Ontiveros y la señorita López Martínez, que aparecen en la imagen.


Los coetáneos


Moisés Iglesias
Moisés Iglesias
Bonifacio Pinedo en la portada de "El Siglo"
Portada de "El siglo", revista ilustrada de Logroño, 27 de octubre de 1901

Esta publicación logroñesa, en octavo, impreme algunas de sus portadas con "Riojanos conocidos" de distintos ámbitos de la vida política, cultural y social de la provincia. En la del 27 de octubre del primer año del nuevo siglo se incluye la "silueta" de Bonifacio Pinedo en uno de sus tipos más característicos desarrollados en su carrera escénica: el Tarugo de la zarzuela "El puñao de rosas". No dudan sus redactores en considerar al Boni como uno de los reiojanos más conocidos al comenzar el nuevo siglo.

No existen demasiadas referencias en la prensa regional sobre aquellos riojanos que destacan en el mundo del ocio en las principales capitales españolas. Y son bastantes. De aquí que, pese a las deficiencias de la imagen, la incluyamos en este bloque de páginas dedicadas a varios de los más destacados y popularizados.