La Rioja Provincia
1
Esparteroo Hacendado riojano
2
Don Práxedes el mecenas
3
El siglo de las dos XX
4
La II República en Logroño
5
Cuarenta años de dictadura
6
Memoria de fin de siglo
7
Cultura en La Rioja
8
La Rioja en las Exposiciones
9
Pelota Historia
10
Los golpistas cambian los nombres de las calles
11
|
Orovio: Gran hacendado
Buscar

Orovio abona en la ciudad de Alfaro (La Rioja) en 1852 unos dos mil reales de contribución rústica y urbana. Pero esta es únicamente su cuota personal. Si sumamos las de sus hermanos y las de otros familiares muy cercanos, superan en la misma fecha y población los quince mil reales.

Manuel Orovio se integra y representa los intereses terratenientes, y esto en uno de los municipios más latifundistas de La Rioja. Pero si además consideramos sus alianzas matrimoniales posteriores, la importancia del Diputado Orovio como representante de la gran propiedad territorial riojana se acrecienta enormemente.

En 1857 casa con Joaquina Fernández Urrutia, hija de uno de los más destacados propietarios logroñeses y de la provincia: Antonio Fernández Urrutia, el cual contribuye a mediados del siglo XIX, sólo en la ciudad de Logroño, con un líquido imponible de 17.421 rs. por propiedades urbanas y otro de 25.313 por propiedades rústicas, abonando una cuota a Hacienda de 6.636 rs. Y esto sin contar con otras propiedades distribuidas por varios municipios provinciales.

Más tarde, en los primeros momentos de la Restauración, las redes familiares orovistas continuaron aumentando en influencia, ya que su única hija, Isabel, se casará con Javier Eulate y Moreda, hijo de otro de los grupos familiares más destacados por propiedades territoriales de la provincia, el de Rafael Eulate y Acedo.
Familias Orovio, Fernández Urrutia, García Escudero y Eulate